Párrafos de confidencialidad en los emails, ¿sirven para algo?

Párrafos de confidencialidad en los emails, ¿sirven para algo?

Dentro de la gran cantidad de labores que realizamos en este despacho de abogados en Santa Cruz de La Palma, se encuentra el de informar sobre todos aquellos relacionados con el derecho en las diferentes ramas en las que estamos especializados. Una posible duda que cualquier persona podría tener es acerca de los párrafos de confidencialidad que vienen en los correos electrónicos.

¿Sirven para algo los párrafos de confidencialidad en los emails?

Normalmente, los emails cruzados entre las empresas tienen a pie de página cláusulas que “imponen” una serie de obligaciones como obligación en caso de recepción errónea, máxima confidencialidad, avisar al emisor, etc., pero… ¿es necesario tener estas cláusulas?

Mediante un correo electrónico no podemos imponer de forma unilateral diversas obligaciones jurídicas a cualquier persona o empresa. Tampoco se pueden exigir responsabilidades a un tercero por el hecho de haber recibido un correo, aunque sea por error.

No hay ninguna obligación legal de incorporar a los correos párrafos donde se informe de que se ha recibido un correo que es confidencial y de las posibles sanciones por su incumplimiento, por ejemplo.

A pesar de ello, el hecho de que no sea necesario no significa que el receptor de un correo pueda hacer lo que quiera con ese correo sino que en caso de caer en alguna ilegalidad, podrá tener consecuencias legales.

La actuación ilícita con un email, siempre dependiendo de su contenido, podrá ser sancionada por el Código Penal por delitos contra descubrimiento y revelación de secretos e incluso puede ser sancionado por la Agencia de Protección de Datos por el mero hecho de haber infringido el ordenamiento jurídico. Por tanto, no son necesarias las cláusulas que podemos leer en un correo electrónico corporativo.