¿Qué pasa con mi perro si me divorcio?

¿Qué pasa con mi perro si me divorcio?

En caso de que vayas a llevar a cabo un proceso de divorcio, debes saber que puedes contar con la ayuda de abogados en Santa Cruz de La Palma. Hoy vamos a contestar a una pregunta que se hacen muchos matrimonios que fracasan, en el momento de hacer efectiva su separación ¿qué ocurre con el perro?

La custodia del perro en un divorcio

La opción más recomendable es que el acuerdo sobre quién se queda con la mascota, es que se resuelva el asunto de forma amistosa. No obstante, el perro sigue perteneciendo a la pareja y si hay un lazo afectivo fuerte por ambas partes, no queda más remedio que actuar por vía judicial si no es posible acordar nada que favorezca a ambas partes.

La forma de decidir con quién se quedará la mascota sería eligiendo una custodia compartida.

El perro sufre

Si estás en una situación de divorcio y tenéis un perro, debéis saber que es un animal que puede llegar a sufrir mucho ante un divorcio, ya que al quedarse separados de uno de sus dueños le puede causar mucho estrés, miedo, ansiedad y depresión. Algunos cambios típicos que puede presentar el animal son:

  • Pérdida del control del esfínter.
  • Aullidos cuando se queda solo.
  • Conducta destructiva.
  • Pérdida del apetito.
  • Conducta agresiva.
  • Depresión por la pérdida de su dueño.

Debido a esta situación en la que el animal se pueda ver afectado y en caso de que se decida que uno de los dos dueños se queda con el perro de manera definitiva, se recomienda realizar la separación con el otro dueño de manera gradual.